domingo, 3 de junio de 2018

Suficiente


Hace tiempo que perdimos la ilusión por vivir. Es triste, pero es la realidad. Se han encargado de que vivamos sumidos en una apatía constante, en una falta de iniciativa que les permite dictar nuestra existencia.
No sabemos lo que ocurre en nuestra ciudad, no sabemos lo que ocurre en nuestro país y, desde luego, no sabemos lo que ocurre en el mundo. Aún así tenemos la osadía de pretender enseñar cómo funciona. En la era con el mayor acceso a información de la historia estamos más desinformados que nunca. No aprovechamos las herramientas. Leemos una frase, vemos un vídeo o una imagen que parece que va a iluminarnos y cambiar nuestra forma de pensar y vivir en las redes sociales y la olvidamos al minuto.
El Sistema Educativo se encarga de mantener todo atado. Funciona como una empresa, estando sus acciones enfocadas al beneficio de un estado siervo de las élites económicas. Un sistema que tacha de inadaptados a aquellos y aquellas cuyas necesidades no es capaz de responder. Formamos personas que representan un número más, egoístas y centradas en el statu quo; incapacitadas para ver más allá de lo que se les da masticado.
Funcionamos a base de violencia. Nuestro mundo no va a cambiar hasta que no nos matemos entre nosotros. Parece que necesitamos mártires para provocar cambios reales. Si de verdad hubiese una rebelión, habría más gente grabando con sus teléfonos móviles que haciendo la revolución en sí.
Vivimos adormecidos en una ilusión de comodidad. Rodeados de una serie de parches económicos, sociales y tecnológicos que nos mantienen a unos cuantos pasos de quemarlo todo. El estado del bienestar es un delirio otorgado por nuestros gobernantes muy lentamente a sus ciudadanos y ciudadanas, exprimiéndose gota a gota y vendiéndonos como un lujo lo que nos pertenece por derecho.
Hay gente que afirma que nuestra comida lleva todo tipo de sustancias secretas encargadas de adormecernos. Evidentemente no es así, pues no necesitan tal artimaña para controlar el mundo, ya lo tienen bien montado.
Ya basta de dejarse controlar por los mismos de siempre. Ya basta que nos digan que hacer, que pensar, como vestir, de quien enamorarte y en qué tienes que creer. Cuando la injusticia es la ley que rige nuestras vidas, rebelarse se convierte en deber.

domingo, 1 de octubre de 2017

Catalunya ya no es España

Votar no debería ser ilegal. Catalunya ya no es España. No hace falta ningún referéndum para saberlo.


Se han encargado de ello, precisamente, los que se llaman a sí mismos “defensores de la unidad de España”. Los que cantaban el “Cara al Sol” con el brazo en altoy envueltos en la bandera de nuestro país mientras se intentaba arrancar una pancarta en la que ponía “más democracia”. Los que animaban a la Guardia Civil camino a Catalunya con un "a por ellos". También un gobierno que ha conseguido dar la más patética de las imágenes al mundo entero, que no duda en mandar apalear a sus ciudadanos por intentar votar. Tan preocupados por la democracia en Venezuela que se les ha olvidado la de aquí.

Las imágenes de mañana serán las de la policía con pasamontañas arrancando las urnas de los colegios, ya lo han conseguido. También antidisturbios arrastrando gente calle abajo y personas de todas las edades con la cabeza ensangrentada por intentar defender la democracia. Y lo que es peor, niños y niñas que llegarán al colegio mañana y observarán las cristaleras que ven a diario; pero en esta ocasión rotas, sin entender qué pasa. Le preguntarán a sus padres y madres qué ha ocurrido, y la respuesta no podrá ser otra que la pura verdad: “queríamos votar y no nos han dejado”.

Una vez más siento vergüenza de ser español. Una vez más ellos creen que han ganado. No pasarán. Orgulloso del pueblo catalán.


domingo, 9 de abril de 2017

El Caníbal y otros Cuentos

Mi padre, Juan Uceda, autopublicó hace 17 años una serie de microcuentos y cuentos recopilados en esta obra. Aunque yo apenas conozco el género, releyendo estas piezas me sigo asombrando de todo lo que puede contarse con tan pocas palabras.

Cómo bien remarcaba la periodista de El País Ana Torregrosa en una entrevista concedida tras la primera publicación, dieciocho son las palabras del cuento más breve del libro (incluyendo el título).

“Creo que no se lee más por culpa de algunos escritores. No se puede generalizar en absoluto, pero hay algunos escritores muy oscuros, que cuando los lees se nota que se están luciendo y eso no es lo que yo busco. Yo escribo lo mismo que a mí me gustaría leer. Si me gustara leer algo enrevesado probablemente escribiría así”.

Después de bastante tiempo valorando –junto a mi madre- volver a publicar estos cuentos a través de diferentes editoriales, hemos decidido utilizar las herramientas que ofrece Amazon para la publicación. No podíamos perder esta oportunidad que nos ofrece dar acceso mundial a la obra de mi padre, con el mismo fin que él siempre imaginó: Que disfruten los lectores.

“Estos cuentos llevan escritos mucho tiempo y sólo los habían leído algunos amigos que, con sus generosas opiniones, me han decidido a publicarlos.Aparte de la necesidad que surge de la vocación, en su día me movió a escribirlos el anhelo de que los posibles lectores lo pudiesen pasar bien leyéndolos.Ese sigue siendo mi único deseo”.

Verdad científica

Durante mi niñez leí tebeos a escondidas y atemorizado. Mi tía abuela, apoyándose en hechos históricos, había probado que la lectura conduce a la demencia.
Sólo mucho más tarde supe quién era don Quijote.




El Caníbal y otros cuentos ya está disponible en formato digital y físico a través de Amazon.

viernes, 4 de marzo de 2016

Estructura social y coyuntura

¿Qué diferencia hay entre estructura social y coyuntura?

Si bien el concepto de estructura social desde el punto de vista sociológico viene dado por diferentes teorías, de una forma más empírica o real podríamos decir que la estructura social comprende la vida en la sociedad, como una población vive, siguiendo una organización determinada. Esto engloba prácticamente cualquier aspecto cultural ordinario, pero podríamos decir que existe una “lógica” que suele hacer perpetuos o muy duraderos los diferentes estratos que dividen a los colectivos.

Por otro lado, la coyuntura depende del entorno. Una coyuntura comprende un elemento cambiante, que por regla general suele producir una modificación hacia mejor o peores condiciones en la estructura. La coyuntura determina las actuaciones de los miembros de un colectivo o sociedad. Este fenómeno abarca numerosas características que podemos encontrar en los distintos grupos de la sociedad. Por ejemplo, la situación actual de crisis podría ser un estado de coyuntura para nuestra estructura social.

En conclusión, la diferencia entre ambos términos es que estructura social se refiere a lo estable: a lo fijo. Sin embargo, la coyuntura establece cambio y representa el dinamismo, el motor –normalmente- de cambios en la estructura social.

¿La estructura social española está influida por su realidad geográfica?

Teniendo en cuenta que una de las tres dimensiones de lo estructural es el espacio, y esto se refiere a la distribución de una población en área determinada, la realidad geográfica española definitivamente ha influido en el desarrollo de la estructura social del país.

La división territorial en España y su historia han marcado la creación de una estructura social característica y única. Creo que, incluso la división en Comunidades Autónomas o  la existencia de varias lenguas oficiales afectan en este sentido a la formación de una estructura social, y a su vez varias más pequeñas que son absorbidas por la estructura a nivel nacional.

                                                                         Fuente: Instituto Geográfico Nacional

Según el Instituto Geográfico Nacional (IGN), existen desigualdades tremendamente marcadas entre las distintas zonas del territorio español. Achaca los desequilibrios a problemas administrativos, económicos y sociales que además se relacionan entre sí. Observando un gráfico bastante esclarecedor se puede apreciar que el PIB per cápita aumenta según nos acerquemos al norte de la península, siendo la zona que concentra la mayor riqueza el noreste peninsular. El crecimiento económico ha afectado a unas regiones, pero sin embargo otras han quedado totalmente marginadas del proceso. Obviamente, la tasa de desempleo que es un factor fundamental, es mucho mayor en la mitad sur de España, debido por ejemplo, al desigual desarrollo industrial.

¿Influye la historia?

Desde mi punto de vista la historia es una de las claves más importantes que definen la estructura social en España y, probablemente, el mundo entero. Uno de los detonantes más importantes del modelo nacional tal y como lo conocemos ahora mismo fue la dictadura franquista.

El régimen duró casi 40 años y dejó un poder establecido tanto de forma económica como social. Y es que ya entrada la democracia, muchos hijos y nietos de los miembros del régimen siguen ostentado el poder. Francisco Franco se jactaba de haber dejado el mayor número de personas pertenecientes a la que, según nuestros sistemas actuales, conocemos como la “clase media”. Esta población representaba para el dictador el freno de una revolución.

Por lo tanto, la historia y los cambios sociales van ligados de la mano. Esto a su vez repercute en el esquema de estructura social que conocemos y vivimos desde hace años en este país, capaz solo de cambiar por la coyuntura. El cambio parece acercarse a través de la actual coyuntura de crisis en la que nos encontramos sumergidos, pero aún sigue dependiendo directamente del pasado y como se llevaron a cabo ciertas acciones políticas como la formación de la democracia con la Constitución del 78.

lunes, 8 de febrero de 2016

Los verdaderos titiriteros

Llevamos rodeados de titiriteros toda la vida y no nos damos cuenta. Están ahí, pero mucha gente no los ve o no quiere verlos. Nos engañan, nos manipulan y nos dicen qué hacer: como pensar. Esos titiriteros intentan hacernos sentir mal, ya que ellos poseen la verdad absoluta, la superioridad moral.



Hoy en nuestro país hay dos titiriteros encarcelados por, supuestamente, enaltecimiento del terrorismo. Se trataba de la representación de la obra “La bruja y don Cristobal”. No dudaban los medios en retratarse, mostrando una imagen de la pancarta que aparecía en la función y que proclamaba “Gora- alka eta” – un juego de palabras para satirizar Al-Qaeda y ETA – pero que los medios afirmaban como “Gora ETA”.


Sin duda, y pese a las advertencias por parte de los artistas a los padres de que el contenido de la obra no era apropiado para niños, es un error de programación por parte de Ahora Madrid. Con poca visión, y dada la clara sobreactuación por parte del Partido Popular y otros miembros de la oposición más el constante empañamiento de su gestión que viene de los medios, este fallo programático va a tener un coste político exagerado. La presión mediática ya ha conseguido que Manuela Carmena afirme esta como “la mayor crisis política de su legislatura”.

Los que siempre tienen en boca a la banda terrorista, que piden respeto para las víctimas y acusan a sus rivales políticos de simpatizar con ETA cada vez que difieren de una opinión, no han dudado en salir de la caverna. Que a la opinión popular no se escandalice porque dos jóvenes sin mala intención alguna se encuentren en prisión sin fianza, confirma que gran parte de la prensa nos trata a los ciudadanos como personas sin acritud, moldeables por un titular.

En este país, aquellos que se llenan el pecho defendiendo a toda costa a las víctimas de ETA son los que no muestran respeto alguno por las mismas. Eso sí es utilizar el dolor y sufrimiento de personas para conseguir objetivos políticos. Claro que, teniendo en cuenta que a muchos les conviene que se hable de dos titiriteros en lugar de sus casos de corrupción, es una situación bastante idónea la que vivimos. Ni Rodrigo Rato, Urdangarín o la Infanta han pasado un solo día en prisión, ellos ya llevan dos.

Los niños ven a diario desahucios, violencia y todo tipo  de espectáculos dantescos en nuestro país. Sin embargo, tiene que ser una función que ha llegado a varios niños por un error de programación el motivo de prisión y escándalo. Esperemos que cuando se vea una corrida de toros en la televisión durante horario infantil, se critique que los niños no deben ver espectáculos violentos (en este caso de verdad, me temo que no se trata de una obra de ficción). Bueno, está claro que eso no va a pasar, porque a los titiriteros no les interesa.